Blog

Publicado en Gente

nauj

traslúcido sutil

tenue volátil

papel de arroz

origami dragón

cada tanto emite fuego

sin quemarse

sin chamusco ni combustión

vuelo en ocho enlace infinito

su mar, el pacífico

su cielo, entrecosmos

su tierra, la fuerte firme estable itat

geoformas

geotermias

geomares

geógrafos sin brújula

vulcánicos

incandescentes

cauterizan

encienden

renuevan

el paisaje desde el centro

placas a la deriva

 

no hay gps posible

para tantos planos a la vez

 

intrasupra terreno

estar en superficie, cuesta

Anuncios
Publicado en Uncategorized

diagonal aérea

autosismo

Danza de Palabras

Una silla petisa que fue de mi viejo, sacada al jardín.

Me siento a la sombra de un aire caliente de domingo, 11 am.

Mis mascotas se acercan y echan a mi lado.

Mientras me cebo unos mates, observo.

22 de abril, en el día de la tierra, un cosmos soleado me habla y se muestra.

Los tengo vistos desde que vivo en las sierras.

Vuelan en círculo alto:

en solitario en dúos tríos a veces de a cuatro.

Jotes o aguiluchos o congos

cada tanto graznan o chillan

¿llaman o avisan?

Siempre en espiral, ascienden y descienden más allá de las nubes,

mientras avanzan por los cerros y nos fotografían.

Hoy abandonaron el bucle y la ronda que siempre dibujan bien arriba.

Atravesaron el aire turquesa y brillante, de lado a lado.

Del suroeste al  noreste

una ráfaga elevadísima de 24 adultos sin crías.

Me estremecí.

Nunca los había…

Ver la entrada original 72 palabras más

Publicado en Uncategorized

Ancestros de Agua

Danza de Palabras

Orillas barrosas de los ríos y arroyos que adoró mi viejo, con bancos de arena entre Cambacuá y Pelay. Surcados navegados flotados en chalana.
Chamarritas, chamamés, churrinches, benteveos picaflores serpientesdeagua, barro limo enredadera. Un sol húmedo y grueso. Vaho, vapor, niebla.
Chorrera de agua desde los remos, canto rodado humedecido y chirriante la madera.
Chinches molestas, tábanos zumbones- superados con una buena chapuceada en ese marrón terroso que es el río Uruguay, sonido que en charrúa o chrroa es río de los caracoles y al que afluye -entre otros- el Gualeguay: río que serpentea, río de los brujos.

Ancestros todos retumbándonos en el tambor del pecho y el otear el horizonte, en el afán por las mieles y las aguas, y en esa libertad indómita, digna y comarcana que permite ser anfitrión del que pasa escuchándole el alma: a las cosas, lugares, plantas, animales, astros, humanos… Escuchar al otro con…

Ver la entrada original 262 palabras más

Publicado en Textos

diagonal aérea

Una silla petisa que fue de mi viejo, sacada al jardín.

Me siento a la sombra de un aire caliente de domingo, 11 am.

Mis mascotas se acercan y echan a mi lado.

Mientras me cebo unos mates, observo.

 

22 de abril, en el día de la tierra, un cosmos soleado me habla y se muestra.

Los tengo vistos desde que vivo en las sierras.

Vuelan en círculo alto:

en solitario en dúos tríos a veces de a cuatro.

 

Jotes o aguiluchos o congos

cada tanto graznan o chillan

¿llaman o avisan?

 

Siempre en espiral, ascienden y descienden más allá de las nubes,

mientras avanzan por los cerros y nos fotografían.

Hoy abandonaron el bucle y la ronda que siempre dibujan bien arriba.

 

Atravesaron el aire turquesa y brillante, de lado a lado.

Del suroeste al  noreste

una ráfaga elevadísima de 24 adultos sin crías.

 

Me estremecí.

Nunca los había visto comportarse

tan linealmente y en tanta cantidad.

Tuve un tremor temblor adentro: un autosismo.

 

Como si huyeran de un incendio o una fumigación,

o algo los urgiera rumbo a las cataratas brasil o atlántida,

estos poderosos maestros del vuelo y la observación

abrieron mi cielo a la mitad,  en bandada y sin retorno.

 

Mezcla de bendición y advertencia.

Flecha plumífera de 24 latidos negros,

señal que mi alma no sabe traducir.

Publicado en Uncategorized

veranoyéndose

Danza de Palabras

calor humedad
un techocielo de estrellas gordas
un horizonte redondo de relámpagos

el carnaval yéndose
la cuaresma avanzando
lo que fue atardecer hace semanas, ya es noche

las chicharras y los grillos compiten con los sapos y la ranas
avisan que el sofocón continúa

la jauría ladra en eco:
empieza uno y aúllan todos

algún zorro
algún sonido humano
caballos sueltos comen los yuyos de la vereda
resoplan

los murciélagos cruzan la penumbra
como avionetas en los incendios

una serpentina telaraña de
ninakerú
tuquitos tuku tuku
bichos de luz
luciérnagas
chimeletas
-llamalos como quieras-
simulan la luces intermitentes de un árbol navideño

la luna es reina
venus sexpande
orión se recuesta
otros planetas avisan que también están

los miro
y sé presiento intuyo invento
que ellos también me observan
saben que estoy acá

si los miro me ven
piel de gallina
“arrepiada” dirían en brasil

no estamos solos
nunca estuvimos

Ver la entrada original 36 palabras más

Publicado en Textos

cielo deste sur

medianía de abril … aún cálido

latitud sur 31 grados y pocos segundos

longitud… incierta

 

rumbo al portal oeste

regreso a noche abierta

 

un gigante me observa recostado en la sierra

la nuca azul

la cintura trina

la rodilla roja

 

avanzo hacia él

 

mapas en el cielo

huellas en la tierra

 

cuando orión se desliza por la otra ladera

el horizonte se vacía de estrellas

las lomadas y los cerros enmudecen

los perros no saben si chumbar o huir

 

noctámbul@ serrana

Publicado en Gente

serpientez

ensanches
sánchez
finito como culebra multicolor

renacuajos
en la vía láctea
anaconda del cielo

serpiente relámpago rayo
despeleche sigilo velocidad
fuerza belleza estirpe linaje

oyéndote viéndote sabiéndote

 

 

 

 

(a Marcos Sánchez en su “intuición del universo”,  muestra inquieta)

Publicado en Textos, Uncategorized

recuerdo acuerdo concuerdo

recordarme
record    arme
recor    darme
re    cordarme
encontrarme

recordarnos
recor   darnos
re     cordarnos
en  con  tramos

recordar ….volver a pasar por el corazón

acordar … dar una cuerda abrir un puente coincidir

concordar… darse sin conflicto, el corazón latiendo al unísono, encontrarse

Publicado en Gente, Textos, Uncategorized

Infancia en bicicleta – 7 de marzo

por el borde del mundo

un círculo de relámpagos y chubascos

aquí en mi cenit de sol oblicuo

la infancia en bicicleta pedalea

al borde de la ruta a los gritos

se preguntan se amontonan en ruedas y manubrios detenidos

 

para salir rodando unos tras otros

desafiando vértigos y velocidades

 

el techo del cielo celeste mirándonos

con todos los truenos por el horizonte

los 4 puntos cardinales empapados

y por donde ando

el aire raspa de seco

 

respiro este momento

a mi paso breve y lento

lo despeinan

ráfagas juveniles de alaridos rodantes

 

todos nosotros rumbo al sur

paz de sierra anochecida

en la hora que nací en la Tierra

en el día que mi viejo nació en el Cielo

Amén

amen

siií

amé mosnos

amen amente

Publicado en Textos

Ser

No se qué soy….

apenas se qué voy siendo.